Verónica Álvarez : “El Teatro es un lugar donde me puedo expresar”


Verónica álvarez
Verónica Álvarez, bailarina, cantante, actriz e instructora de sexy dance y dance hall conversa con nosotros sobre su carrera y pasión por el teatro musical.

 

Descubrir tu talento hace que puedas llegar lejos. Verónica Álvarez recuerda que desde niña siempre estaba bailando, actuando o cantando. Hacía videoclips en el baño de su casa y en el colegio siempre la recuerdan por estar arriba del escenario demostrando su talento. Ese talento ha permitido que  años más tarde forme parte de grandes puestas en escena en Lima y llegar hasta Washington para estelarizar una de sus obras preferidas: In The  Heights.

Verónica, ha participado en grandes producciones teatrales como Cabaret, Chicago, West Side Story, El Musical 2010, El Chico de Oz, Los locos Adams, Tu Lima, En el barrio y el reciente Mamma Mía!, musical que se encuentra actualmente en temporada en el Teatro Peruano Japonés.

¿Desde siempre tuviste la inclinación hacia el baile, el canto y la actuación?

Desde niña siempre estuve bailando y cantando. Hacía videoclips en el baño de mi casa y mi abuela era mi público. En el nido era la actriz. En el colegio se acuerdan de mí porque siempre estaba trepada en el escenario actuando, cantando o bailando, pero nunca lo hice de manera profesional. Mi primera clase profesional la llevé recién a los 18 años y me enamoré de la danza, pero no imaginé jamás en mi vida que me iba a llamar bailarina profesional.

¿Cómo llegas al teatro musical?

Por el lado del teatro musical, a los 10 años hice “La Novicia Rebelde” con Denisse Dibós y de ahí dejé el teatro de manera profesional.  A los 22 años Denisse le pregunta a Vania (Masias) si una de sus chicas bailarinas cantaba. Vania le dice “si, Verónica Álvarez es profesora de sexy dance y te va servir para Cabaret (obra musical estrenada en el 2009)” y Denisse le responde: “Pero Verito tiene 10 años”. Claro, en su corazón todavía era una niña de 10 años y ahora la entiendo porque a mí me sucede lo mismo con mis alumnas. Denisse le dijo mándamela para probarla y nunca más dejé de hacer teatro musical.

Con Denisse he participado en “Cabaret”, “West Side Story”, “Chicago”, “El Musical 2010”, “Sweet Charity”, “El Musical 2015”, “El Chico de Oz”. Luego he hecho “Los locos Adams”, con Vania he hecho “Mezcla”, “Más Mezcla”, “Más Mezclados”, “Tu Lima”, “Blancanieves” y luego Los Productores me llaman, sucede lo de “En el barrio” y mi vida cambia.

En el Barrio fue tu primer papel protagónico en un musical ¿Cómo recibiste la noticia?

In The Heights (título original de En el Barrio) es mi obra preferida de toda la vida. La he visto en Off Broadway hace muchos años, luego la ví en Broadway como cuatro o cinco veces. Me identificaba mucho con la obra porque hablaba de cuál es tu hogar, ¿dónde naciste o dónde creciste?. Yo soy dominicana de nacimiento pero vivo aquí, o sea ha sido un tema en mi vida. Aparte es la primera obra que incluye hip-hop, salsa, merengue dentro del teatro musical.

Cuando me dicen que van a hacer la obra acá yo pensé que iba ser ensamble. Me llama Vania y me dice: “Van a traer In The Heights a Perú. Otra cosa más, vas a ser Vanessa”. Vanessa es el personaje de mis sueños. Me puse a llorar de la emoción. Me daba mucho miedo hacerlo porque era mi primer papel importante. Felizmente me tocó trabajar con grandes amigos que admiro un montón como Gisela Ponce de León, Andrés Salas, Anahí de Cárdenas, Elena Romero, Elsa Oliveros y aprendí mucho de ellos. Fue una gran experiencia.

In The Heighst te ha traído grandes satisfacciones. Luego de presentar la obra en Lima se te da la oportunidad de hacer el mismo papel en la primera versión en español de In the Heights en Estados Unidos. ¿Cómo llegaste allá?

Al terminar la temporada de Mamma Mia! (2016) me fui de viaje a Republica Dominicana. De pronto veo en Facebook un anuncio que decía “Audiciones para In The Heights en español”. Le escribí Luis Salgado (director de la obra) porque da la casualidad que yo lo conocía de muchos años porque había trabajado con Vania Masias aquí en Perú.

Le escribí y le dije que quería audicionar pero no podía porque la audición era en dos días en Washington y aceptó que pueda mandarle videos. Le encantó y me dijo que tenía que esperar hasta enero del 2017 para una respuesta porque haría audiciones en Nueva York, y le dije “¡voy! Como sea voy a hacer la audición en Nueva York”. Le dije a mi mamá, ella se trepó al avión conmigo y nos fuimos a Nueva York para la audición.

¿Cómo fue el proceso de audición?

Anteriormente ya había audicionado en Estados Unidos, entonces ya sabía más o menos cómo era el proceso de selección. Es todo un proceso porque tienes que llevar tu CV, dos fotos, tu monólogo, 16 barras de una canción, etc. Fueron dos días de audición súper intensas. Todos van a audicionar y ellos te llaman para ciertos personajes. Luego de esos dos días tocaba esperar.

Recuerdo que estaba en Rockefeller Center un jueves. Me llamaron, me agradecieron por haber estado en la audición, que fue una decisión súper difícil y querían invitarme a ser Vanessa en la primera versión en español de In The Heitghts en Estados Unidos. Me puse a llorar como una loca.

¿Qué tal la experiencia de volver a interpretar el papel de tus sueños ahora en Estados Unidos?

Para mí era cumplir un sueño dos veces. Luis Salgado es un ángel. El proceso fue alucinante. Descubrí muchas cosas de mí y lo más increíble que me traje de vuelta a casa son todas las personas que conocí. Todos eran un corazón con pies y éramos una familia súper unida. Pasaron cosas en el camino como todas las obras de teatro y todos ponían el hombro.

Y justamente la obra habla sobre latinos en Estados Unidos que encuentran en ellos mismos el valor de la familia…

Exacto. Luis se preocupó por formar una familia y eso se reflejaba en el escenario. Tuvimos sala llena todos los días y cuando la gente nos veía nos decían “parece que se conocieran de toda la vida”. Eso no era actuado, si no que Luis invirtió mucho tiempo en crear esos lazos.

Yo hasta el día de hoy hablo con todos. Usnavi que era el personaje que hacía de mi novio en la obra decía que yo era su novia inca, yo le decía que era mi novio dominicano (rie). Conocí gente que sé que va a estar ahí para toda mi vida.

Esta experiencia es un gran crecimiento como artista. No es tan fácil estar en Estados Unidos y estelarizar una obra de teatro ¿Lo ves así?

Es locaso. Cuando tú lo vives no piensas “Mírame, soy una estrella”, simplemente vives el día a día. La gente muchas veces me decía: “Verónica ¿eres consciente de los que estás haciendo?”. Aparte de Marco Zunino que llegó a Broadway no conozco en verdad a alguien que haya hecho en teatro un personaje importante fuera, o en Estados Unidos.

Yo lo tomo como algo más en mi carrera, pero si lo veo desde fuera, si es algo importante.

Actualmente formas parte del elenco de Mamma Mia!.

Estoy en Mamma Mia! de nuevo. Hemos cumplido más de 100 funciones de esta obra maravillosa que tiene un efecto increíble en todas las personas que vienen a verla. Al final es una fiesta. Yo sabía que Mamma Mia! era un éxito a nivel mundial pero no sabía que feliz la gente se va después de ver la obra. No solamente te identificas con la obra sino que al final es una fiesta donde todo el mundo se pone de pie, baila y canta la música de ABBA.

¿Qué es el Teatro para tí?

En su momento, cuando vuelvo a hacer teatro musical representaba el espacio en donde puedo hacer mis tres grandes pasiones: bailar, cantar y actuar. Ahora, el Teatro para mí es un lugar donde me puedo expresar, puedo hacer sentir al público y ver sus reacciones me hace sentir viva y me hace sentir que todo por lo que he trabajado, por lo que me he formado y por lo que he pasado vale la pena.

Creo que todos los artistas hacemos sentir a la gente y que ellos se vayan sintiéndose diferentes y alegres me hace sentir útil como ser humano.